Descargar Edición del Mes

¡ESAS NO SON FORMAS!

Por: María Fátima Lomelí Ortiz

Después de largas horas debatiendo esta frase con conocidos y amigos, reconozco que después de realizar esta investigación, estoy de acuerdo. Bajo mi propio contexto, claro, y es que si de algo “esa no es la forma”, es de hacer política en México. Lamentablemente, después de décadas de lucha e historia, las mujeres seguimos sufriendo una violencia política que sin duda alguna nos impide llegar a ejercer nuestros derechos de seguridad, políticos, sociales y laborales y además genera que los hombres sigan siendo los principales dominantes de la esfera pública. Basta con escuchar los discursos de nuestrxs representantes para notar cómo el machismo está tan normalizado, que incluso quienes deben de luchar por nuestro bienestar, terminan reproduciendo mini manifestaciones de opresión. Precisamente esta es la importancia de eliminar los micromachismos dentro de la política mexicana y es que, seguirá existiendo un sistema que silencie las necesidades de las mujeres a no ser que se luche por erradicar estos mensajes denigrantes (que poco a poco convierten en desigualdades) y que se empodere el rol de la mujer en la política.

En la historia de México, únicamente han habido 7 candidaturas por la presidencia de género femenino (ninguna de ellas electa) y 12 gobernadoras. No es coincidencia que el rol de la mujer se vea limitado y es que las mujeres atravesamos  una serie de obstáculos que van desde los roles de género y el adoctrinamiento de que la mujer no es líder y cuando una mujer ya forma parte del sistema, lamentablemente es posible que sufra acoso sexual, no contar con un marco jurídico que sancione las violencia política en su totalidad, que los partidos políticos no apoyen las carreras de mujeres y las coloquen en un lugar con poca probabilidad de ganar (para cumplir con la ley de paridad de género) e inclusive ya en puestos altos, se hacen menos sus ideas o se les roba el crédito por ellas. Testimonios de ello son Eufrosina Cruz Mendoza, Faustina Fuentes González.

Además de los obstáculos ya mencionados, las mujeres también se ven intimidadas a formar parte del sistema por los discursos machistas que manejan nuestras autoridades. Nuestro presidente Andrés Manuel López Obrador ha deslegitimado la violencia de género en más de una ocasión. Una de ellas fue en mayo de este año cuando aseguró que;“ el 90% de las llamadas de violencia doméstica eran falsas”, mientras que los crímenes de mujeres subieron un 5.4% con respecto del periodo enero-mayo del 2019 al mismo periodo en el 2020, según el periódico “El Financiero” (2020). Por otro lado, Xóchil Gálvez Ruíz, política, afirmó para el periódico “Excélsior” (2016), que cuando fue candidata por la gubernatura de Hidalgo obtuvo una grabación en la que representantes del PRI con el subsecretario de gobierno estatal, (no se mencionan nombres), les dijo a los delegados que sí a poco a ellos les gustaría que los mandara su mujer y que cómo iban a permitir que una mujer fuera gobernadora. Existen muchísimos más testimonios de mujeres a las que se les criticaba más su aspecto físico que su carrera, como Patricia Azcagorta (excandidata por la gubernatura de Sonora).Además de parecerme indignante, me parece aterrador, ¿cómo se supone que las mujeres nos sintamos seguras si quienes están a cargo de tomar las decisiones que afectan directamente nuestra vida nos ven inferiores/ incapaces? La incertidumbre es enorme.

Entre las 2 principales consecuencias que esto desenlaza es que se normalice la violencia de género. Si durante campañas electorales, foros, o simplemente en discursos, los políticxs hacen campañas o comentarios con “body shaming” a sus contrincantes mujeres y/o tocan temas de su vida sexual, estas actitudes se repetirán y a las mujeres nos costará cada vez más que nos vean como lo que somos; seres autónomos, capaces y con valor independiente de los estándares sociales que se nos han impuesto. Además de que muchas mujeres prefieren no involucrarse en el sector público por miedo a estas críticas. La segunda consecuencia de la que hablaré, es que los micromachismos en la política hacen que las necesidades de las mujeres sean silenciadas sistemáticamente. Necesitamos representantes integrales, que velen por nuestros derechos de seguridad, económicos, sociales, de salud y políticos. Necesitamos representantes que les indignen tanto los feminicidios como a nosotras, que luchen por quitar el impuesto rosa, que promuevan proyectos para disminuir la brecha laboral, no que sean machistas. No necesitamos más presidentes que nos llamen mentirosas, ni candidatos que llamen “marrana” a nadie. Necesitamos y nos urgen representantes que nos lideren con perspectiva de género.

Ante un sistema que tiene pocos incentivos para que las mujeres se involucren en la política, la única solución es aprovechar los que ya existen y crear los que faltan. El marco legal que protege los derechos políticos y electorales de las mujeres se encuentran en: Convención sobre la eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW), Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer (Belém Do Pará), entre otros. Mientras que en el marco nacional, está en: Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales, Ley General en Materia de Delitos Electorales, Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, Ley Orgánica de la Fiscalía General de la República, Ley Orgánica del Poder Judicial de la Federación y Ley General de Partidos Políticos. Los avances legales han sido enormes y se reflejó en las pasadas elecciones, cuando la participación de mujeres en puestos públicos fue la más grande en la historia de México.

Sin embargo aún quedan grandes retos por resolver. En mi punto de vista, el más grande es que se replanteen los valores políticos y se deje de ver la participación de la mujer como un puro instrumento para hacer propaganda progresista (y cumplir con la ley) y se empiece a reconocer por lo que verdaderamente es: la participación de las mujeres en los espacios públicos es una necesidad para lograr una sociedad equitativa. Si no hubiese sido por la participación de mujeres nunca se hubiera logrado la Ley Olimpia, probablemente no tendríamos la ley de paridad de género, y muchas otras cosas. Y todavía faltan más políticas a favor de nuestros derehos como la despenalización del aborto, la penalización de la industria pornográfica, el volver a darle presupuesto al INMUJERES, entre otras.

Las acciones individuales que podemos hacer para empoderar la participación no solo de mujeres, sino de mujeres feministas es hacer un voto informado. Votar por quienes tengan la iniciativa y capacidad de velar por todas las mujeres. Por las menores de edad, por las indígenas, por las de clase social baja, por las de clase social media, que ninguna quede fuera nunca más. La segunda acción que podemos hacer es evidenciar los micromachismos que se hacen. Cada que nos demos cuenta que un políticx hizo un comentario sexista, ¡alcemos la voz! Puede ser mediante un tweet, una instastory, para una revista, en un ensayo o como sea. De esta forma, poco a poco los  partidos se irán dando cuenta que “esas no son las formas”, que las mujeres tenemos una gran necesidad de representación política y se abrirán cada vez más las puertas. ¡Qué nunca más se vuelva a tener la comodidad de nuestro silencio!

                                              

 

 

 

Referencias:

Acuña Murillo, Ivonne. (2018). #ANÁLISIS Elecciones 2018: participación histórica de las mujeres. agosto 1, 2020, de Ibero Academia Sitio web: https://ibero.mx/prensa/elecciones-2018-participacion-historica-de-las-mujeres https://www.excelsior.com.mx/nacional/2016/08/17/1111514

Gutiérrez, Martha. (2019 ). Participación de la mujer en política, nuevos retos. agosto 1, 2020 , de El Heralado de México Sitio web: https://heraldodemexico.com.mx/opinion/participacion-de-la-mujer-en-politica-nuevos-retos/

Juárez, Diana . (2020). Las frases misóginas de AMLO que niegan la violencia vs las mujeres. agosto 1, 2020 , de La Silla Rota Sitio web: https://lasillarota.com/lacaderadeeva/las-frases-misoginas-de-amlo-que-niegan-la-violencia-vs-las-mujeres-911/392146

Observatorio de Participación Política de las mujeres en Nuevo León. . (2019). Elementos para comprender la violencia política contra las mujeres. agosto 1, 2020, de Observatorio de Participación Política de las mujeres en Nuevo León. Sitio web: http://www.observatoriomujeresnl.mx/violencia.php

Robles de la Rosa, Leticia. (2016). Fepade: hay 103 casos de misoginia política. agosto 1, 2020 , de EXCELSIOR Sitio web: https://www.excelsior.com.mx/nacional/2016/08/17/1111514

SAÚL VELA DAVID. (2020). Suben crímenes de mujeres 5.4% en periodo enero-mayo de 2020 en México. agosto 1, 2020 , de El Financiero Sitio web: https://www.elfinanciero.com.mx/nacional/suben-crimenes-de-mujeres-5-4-en-periodo-enero-mayo-de-2020-en-mexico

 

 

 

 

¿Conoces a alguien que esté interesado?

Compártele esta página

PARA CONTINUAR CON LA DESCARGA DE

Llena el siguiente formulario y obtén la revista totalmente gratis.

Newsletter

Recibe lo más nuevo de PUNTO EFE en tu mail.